Cobrar el paro si trabajo en la empresa familiar


Al finalizar la relación laboral el trabajador está en su derecho a solicitar el paro siempre y cuando cumpla los requisitos. Mas incluso en un caso así, la situación se dificulta un tanto cuando el negocio pertenece a un familiar. Ahora te explicamos exactamente en qué casos puedes cobrar el paro si trabajas en la compañía familiar.

1. ¿Puedo cobrar el paro si trabajo en una compañía de la familia?

Para saber si se puede cobrar el paro tras haber trabajado en una compañía familiar, hay que mirar caso por caso.
En dependencia de las circunstancias del trabajador, si este trabaja en una compañía que pertenece a su familia, puede ser considerado como trabajador por cuenta propia o bien por cuenta extraña. Y este será el hecho desencadenante para saber si va a poder acogerse a la prestación contributiva o bien no.
De hecho, en ciertas ocasiones en el momento en que una persona trabaja para un familiar, no es considerado como trabajador por cuenta extraña. Esto es de esta manera por el hecho de que se comprende que este corre por su parte con los peligros propios del negocio, cuyo resultado tiene una influencia directa para él.
En estos casos no se alardea que exista una auténtica relación laboral entre el empresario y el trabajador, si bien exista un contrato de trabajo real. De manera que dicho trabajador no va a tener derecho a cobrar el paro cuando deje de prestar sus servicios para el negocio familiar.

2. Si trabajo para un familiar, ¿en qué momento lo hago por cuenta propia y en qué momento por cuenta extraña?

La Ley estima que aquellos que, siendo familiar del empresario, convivan con este y trabajen para él, no son trabajadores por cuenta extraña. De forma que, cuando dejen el negocio familiar, no van a tener derecho a solicitar la prestación por desempleo.
O sea, que no se estima que exista una auténtica relación laboral entre el empresario y los próximos familiares, toda vez que estos trabajen para él y convivan con él:
Sus descendientes (hijos y nietos)
Ascendentes (progenitores y abuelos)
Cónyuge y demás familiares por consanguinidad, afinidad o bien adopción hasta el segundo grado.

3. ¿Qué sucede cuando el negocio es una sociedad mercantil?

Si el negocio familiar es una sociedad mercantil o bien laboral, la situación cambia un tanto. Se puede llegar a poder cobrar el paro, mas deben reunirse una serie de requisitos:
Primeramente, es preciso que el trabajador no tenga ninguna participación en la sociedad. Esto es esencial a fin de que verdaderamente se pueda estimar que hay una relación laboral por cuenta extraña.
Mas además de esto, el familiar con el que se convive y para el que se trabaja, no puede tener el cincuenta por ciento o bien más del capital social. En un caso así, se estimaría que el negocio es de tal familiar y la relación laboral perdería el carácter de extraña siempre y cuando el trabajador conviva con él.

4. ¿Puedo probar que verdaderamente hay una relación laboral?

Incluso en el caso de convivir con el empresario y trabajar para él, el trabajador puede procurar probar que la relación laboral es real. En un caso así, y siempre y cuando cumpla el resto requisitos, va a poder cobrar el paro.
Este debe asistir al Servicio Público de Empleo pertinente y aportar todas y cada una de las pruebas con las que cuente. Para probar que verdaderamente trabajó por cuenta extraña, debería probar que verdaderamente cobraba un salario y que cumplía con una serie de labores reales en la compañía. Todo lo que contribuya a probar que la relación laboral era verdaderamente por cuenta extraña.

5. Si no convivo con el familiar para el que trabajo, ¿siempre y en toda circunstancia puedo cobrar el paro?

En caso de que el trabajador no conviva con el familiar para el que trabaja, no tiene inconveniente alguno para cobrar el paro siempre y cuando reúna los requisitos para esto.
Eso sí, caso de que se trate de una sociedad mercantil o bien laboral, dicho trabajador no puede tener ninguna participación social en ella.

6. Soy menor de treinta años, ¿qué sucede si trabajo para mis progenitores?

Un menor de treinta años puede ser contratado por su madre o bien su padre para trabajar para él, si bien convivan juntos. Mas en un caso así, dichos periodos no van a ser tenidos en cuenta a efectos de cotización. De manera que, si bien el trabajador se halle en situación legal de desempleo tras concluir la relación laboral, no va a tener derecho a cobrar el paro.
Puede darse el en el caso de que, al cumplir los treinta años, el trabajador prosiga trabajando por cuenta extraña. Este debe acreditarlo en la Tesorería General de la Seguridad Social con una declaración suya y de su progenitor. Desde ese instante, sí va a ser posible cobrar la prestación por desempleo.

Más información

Estatuto de los Trabajadores
Ley General de la Seguridad Social