Cómo contratar y dar de alta a una empleada del hogar


¿Precisas contratar a una asistenta familiar, mas tienes dudas sobre los pasos que debes dar? En el artículo te vamos a explicar con todo detalle de qué manera contratar y registrar a una empleada doméstica.

1. De qué forma contratar y registrar a una empleada del hogar

Para registrar a una empleada doméstica hay que hacer los trámites pertinentes en la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS). Afortunadamente dichos trámites son fáciles, y se pueden solucionar de una sola vez.
Los trámites para registrar a una empleada doméstica se van a hacer, de una sola vez, en la Tesorería General de la Seguridad Social.
Debes pedir el alta de la empleada, antes que esta comience a trabajar en tu hogar. Los documentos que debes llevar son los siguientes:
Tu documento de identidad, o bien en su caso el NIE o bien pasaporte, como el de la empleada.
Los impresos del alta en la Seguridad Social.
El contrato de trabajo.
Si es la primera vez que contratas a una empleada doméstica, debes presentar asimismo el Modelo TA6 de Petición de código de cotización. Este código te identificará como empresario, y solo debes pedirlo una vez.
Caso de que el trabajador no tenga un número de afiliación a la Seguridad Social, debes administrar exactamente el mismo a través del modelo TA1.
Datos que debes facilitar
Aparte de tus datos y los de la empleada, para cumplimentar los formularios y firmar el contrato deberás aportar los siguientes:
El sueldo que va a cobrar la empleada.
El número de horas de trabajo semanal.
Cuenta corriente en la que se deben cargar las cotizaciones. Dicha cuenta ha de ser de titularidad del empleador. No obstante, si la empleada trabajará menos de sesenta horas mensuales por hogar, pueden ingresar esta las cuotas. O sea, la cuenta corriente va a poder ser de titularidad de la empleada.
¿De qué forma calcular la cotización?
La cotización la calculará el propio personal de la TGSS, en función de los tramos fijados, las bases de cotización y las remuneraciones mensuales. Sin embargo, puedes preguntar todos estos datos de forma directa en la página de la Seguridad Social.

2. De qué manera ha de ser el contrato

En el momento de firmar un contrato con una empleada doméstica, este debe recogerse por escrito. Sin embargo, cuando sea inferior a 4 semanas, va a poder hacerse de forma verbal. En cualquier caso, siempre y en toda circunstancia es conveniente que el contrato sea escrito, pues de otra manera es prácticamente imposible probar lo acordado, en el caso de inconvenientes.
Tanto en uno como en otro caso, el trabajador debe tener información clara acerca de:
Su horario
El sueldo que percibirá
La duración del contrato
Las posibilidades salariales en especie
El régimen de pernocta en el hogar en el que trabajará
El contrato va a poder ser tanto a tiempo completo como parcial. Caso de que el trabajador vaya a prestar sus servicios por horas en hogares diferentes, debe tener un contrato en todos y cada caso.
Dicho contrato puede además de esto ser indefinido o bien por una duración determinada. Mas caso de que haya periodo de prueba, este no va a poder perdurar más de un par de meses. Si se extingue el contrato a lo largo del periodo de prueba, no va a ser preciso abonar indemnización alguna.

3. Qué sueldo debe percibir la trabajadora

Si la empleada doméstica trabajará a tiempo completo, esto es, cuarenta horas semanales, va a haber que pagarle el Sueldo Mínimo Interprofesional (SMI), que en dos mil diecisiete ha quedado fijado en setecientos siete con setenta euros euros por mes en catorce pagas. Como todos y cada uno de los trabajadores, las empleadas domésticas están en su derecho a 2 pagas extraordianarias, las que pueden percibir al final del mes de junio y de diciembre, o bien prorratear por meses.
Se puede descontar la conservación del salario de la empleada doméstica, toda vez que se haya pactado de esta manera. En cualquier caso, va a haber que asegurar siempre y en todo momento el SMI. En ningún caso van a poder sobrepasar los descuentos del treinta por ciento del sueldo total.

4. Descansos y vacaciones de las empleadas del hogar

Cuando se festeja un contrato con una empleada doméstica, hay que tener presente que, del mismo modo que todos y cada uno de los trabajadores, están en su derecho a una serie de descansos y vacaciones.
Su jornada máxima semanal va a ser de un máximo de cuarenta horas de trabajo efectivo, y van a tener derecho a gozar de aquellos permisos y fiestas que se prevean para el resto trabajadores asimismo. Además de esto, entre la finalización de una jornada y el inicio de la próxima debe mediar un reposo de por lo menos doce horas. Dicho reposo puede reducirse a diez horas, en el caso de que la empleada doméstica trabaje en régimen interno. En un caso así debe compensarse el resto de horas.
Por otra parte, el periodo anual de vacaciones va a ser de treinta días naturales, que van a poder dividirse en 2 o bien más periodos. Cuando menos uno de estos periodos debe ser de quince días sucesivos.
A falta de acuerdo sobre las vacaciones, quince días se van a fijar por el empleador conforme sus necesidades, y el resto lo escogerá la propia empleada doméstica, si bien se debe conocer un par de meses ya antes de su inicio.

Más información

En los próximos artículos hallarás información relacionada con este tema:
El despido de los empleados domésticos
La baja médica de las empleadas domésticas
El finiquito de las empleadas domésticas
Normativa para empleadas domésticas