Cómo responder en una entrevista de trabajo


Rate this post

Con un índice de desempleo tan alto como el que existe actualmente en España, una de las peores cosas que te pueden pasar es lograr una entrevista para un trabajo y salir con la sensación de que has desaprovechado la ocasión. De ahí que que te explicamos de qué manera prepararte y de qué forma contestar en una entrevista de trabajo.

1. Preparar la entrevista de trabajo

Del mismo modo que bastantes personas estiman que localizar trabajo es un empleo de 8 horas, pasar una entrevista de trabajo es igualmente esencial y acarrea una preparación.Hay que ser consciente que con la competencia que existe en el mercado, para lograr un puesto, es realmente posible que debas hacer 2 o bien 3 entrevistas ya antes de conseguir el trabajo.Así que es mejor que dejes aparcada la impaciencia, en tanto que es una mala consejera cuando de procesos de selección hablamos.En la primera asamblea se acostumbran a abordar los aspectos relacionados con el puesto y tu carrera y personal.
Los aspectos más prácticos como el salario, los horarios y las ventajas se acostumbran a tratar en las últimas entrevistas.

2. De qué forma actuar en una entrevista laboral

A cualquier reclutador que le consultes te afirmará que la mejor forma de actuar en una entrevista de trabajo va a ser con plena naturalidad, mas eso no quiere decir que te comportes tal y como si estuvieses en casa. Estos consejos te van a ayudar a ocasionar una buena primera impresión.
No tutear a nuestros interlocutores salvo que nos lo soliciten.
No asistir con una actitud en modo defensivo a la asamblea. Estamos frente a una entrevista y las preguntas que nos elaboren están dirigidas a conocernos mejor y saber si estamos capacitados para el puesto.
Recuerda mirar a los ojos del entrevistador. No sostener contacto visual produce falta de confianza en el interlocutor.
Cuida la comunicación no verbal: mantén una postura anatómico conveniente, que denote seguridad y confianza en ti.
Tómate dos segundos ya antes de contestar y piensa la contestación ya antes de charlar. Asegúrate de haber entendido adecuadamente el interrogante ya antes de responder.
Escucha con atención lo que te afirma el entrevistador, sobre todo las preguntas que te formule. Es esencial que respondas a lo que te pregunte de manera directa y específica, sin rodeos.
Relaciona, siempre y cuando puedas, las contestaciones con el puesto al que te presentas y al que eres entrevistado.

3. De qué manera contestar en una entrevista

Lo más esencial para contestar correctamente a lo largo de una entrevista es haberse preparado de antemano para la entrevista.Si vas preparado seguro que te aportará una seguridad extra cuando estés enfrente del entrevistador.
Evita engañar. No engañar no está reñido con resaltar tus puntos fuertes o bien contestar de forma conveniente para no ser descartado en el proceso de selección.
Busca la forma de introducir en tu contestaciones aspectos positivos.
Evita ser crítico con tu empresa precedente o bien tus viejos compañeros de trabajo.
Hay que mostrarse motivado a lo largo de la entrevista de trabajo, mas no agobiado por lograr el trabajo. Hay que saber localizar un equilibrio entre lo personal y lo profesional.

4. Las preguntas más habituales

Si bien son cientos las posibles preguntas que se pueden elaborar, existen 3 bloques sobre los que virarán las preguntas a lo largo de la entrevista:
Preguntas generales donde se averigua sobre tu personalidad, capacitación, trabajos precedentes. Asimismo se puede consultar sobre la compañía y el puesto y la motivación.
Preguntas sobre tu vida privada. En un caso así lo mejor es contestar para no dar la sensación de estimar esconder algo, mas dejando claro la distinción entre vida privada y campo laboral.
Preguntas sobre tus competencias. En este género de preguntas lo que se busca es determinar habilidades como la iniciativa, dinamismo, orientación a la atención al usuario, capacidad de adaptación, toma de resoluciones, liderazgo o bien trabajo en grupo.

5. Géneros de entrevistas

No todas y cada una de las entrevistas son iguales, existen 5 géneros de entrevistas bien distinguidas y evidentemente no se busca lo mismo en todas y cada una de estas entrevistas. Se clasifican:
Entrevista tradicional o bien estructurada. No hay mucho espacio para la improvisación y el aspirante debe ajustarse a este género de entrevista cerrada. Este modelo de entrevista se acostumbra a usar en procesos de selección masivas.
Entrevista libre. En esta clase de entrevistas tienen clarísimo los objetivos y destrezas que requiere el puesto. En este género de entrevistas es esencial que desarrolles tus habilidades sociables.
Entrevista mixta. Como bien afirma, es una mezcla entre la entrevista tradicional y la entrevista libre y busca tener un perfil más completo del entrevistado.
Entrevista de tensión. Este género de entrevistas busca valorar la capacidad de reacción del aspirante frente a las situaciones de agobio y presión. Es esencial probar de qué manera se controla y administran las emociones.
Entrevistas por competencias. Este género de entrevistas recientemente se ponen muy de tendencia y lo que procuran es talento, reconocer las habilidades y destrezas de los aspirantes. De estos no solo se espera que hagan bien su trabajo, asimismo se quiere que aporten talento a la compañía.