¿Cuándo un despido es nulo?


¿Sabes en qué momento un despido nulo? ¿Conoces la diferencia entre este género de despido, y el despido improcedente? Toda esta información y considerablemente más, ahora en CursosInemWeb.

1. Causa despido nulo

Un despido se puede declarar nulo cuando se genera en los próximos casos:
Con discriminación del trabajador que ha sido despedido.
Vulnerando los derechos esenciales y las libertades públicas del trabajador.
Estando la trabajadora encinta, desde el principio del embarazo hasta la maternidad. La compañía no debe conocer el hecho de que la trabajadora está en estado a fin de que el despido sea nulo.
Cuando se despide a una trabajadora que se halla en alguna de las próximas situaciones:
Maternidad
Enfermedades producidas por el embarazo, acuerdo o bien lactancia natural
Peligro a lo largo de la lactancia natural
Peligro a lo largo del embarazo
Adopción
Acogimiento
Asimismo se incluye al trabajador que estuviese gozando de la paternidad.
En todos y cada uno de los casos precedentes, se considerará despido nulo incluso cuando el despido hubiese sido preavisado ya antes de estas circunstancias, mas se generara a lo largo de la duración de exactamente las mismas.

Si el trabajador ha pedido o bien está gozando una reducción de jornada por:
Lactancia
Por hijo recién nacido hospitalizado
Por guarda legal

Si el trabajador ha pedido o bien se halla en situación de excedencia por cuidado de hijo.
Va a ser considerado nulo el despido de las trabajadoras víctimas de violencia sexista, por estar ejercitando su derecho a:
La reducción o bien reordenación de la jornada de trabajo
La movilidad geográfica
El cambio de centro de trabajo
La suspensión de la relación laboral

Va a ser nulo asimismo el despido de un trabajador que se haya reincorporado a su puesto tras la suspensión del contrato por maternidad, paternidad, adopción o bien acogimiento, en caso de que no hayan pasado 9 meses desde el nacimiento, adopción o bien acogimiento.
Asimismo va a ser nulo el despido de los trabajadores a través de despido colectivo, si se observan ciertos defectos en la tramitación del ERE:
No haberse entregado los documentos que la Ley demanda
No haberse efectuado el periodo de consultas
La carencia de autorización del Juez caso de que la compañía esté en concurso
O bien cuando el despido se haya producido violando los derechos esenciales de los trabajadores, o bien no hayan sido respetadas las prioridades de permanencia en la compañía

2. Diferencias despido nulo y también improcedente

La primordial diferencia entre los dos géneros de despido se halla en las causas que justifican cada uno de ellos. El despido improcedente se da cuando no hay una causa justificada, o bien no se ha abonado la indemnización al trabajador. En cambio la demanda por despido nulo se genera cuando dicho despido se ha producido con una discriminación del trabajador prohibida por Ley.
Los dos despidos se distinguen asimismo por sus consecuencias. Al tiempo que el despido improcedente da sitio a que el empresario deba reaceptar al trabajador o bien pagarle una indemnización, el despido nulo solo da la primera opción al empleador, como vamos a ver ahora.
El despido nulo y el despido improcedente se distinguen por las causas que los producen, y por las consecuencias a las que dan sitio.

3. Consecuencias del despido nulo

Cuando se declara que un despido es nulo, el empresario tiene la obligación de reaceptar de forma inmediata al trabajador, abonándole los sueldos que este dejase de percibir desde el instante en que fue despedido, que son conocidos como sueldos de tramitación.
Pueden darse 2 casos que cambian la situación:
Que después de ser despedido, el trabajador haya logrado otro trabajo. En un caso así, el empresario puede descontar de los sueldos dejados de percibir, el sueldo percibido por el trabajador en su nuevo puesto de trabajo. No se deja el enriquecimiento injusto.
Asimismo puede darse el en caso de que el trabajador haya percibido posibilidades por desempleo tras ser despedido. En un caso así el trabajador no debe devolver nada. En cambio, el empresario debe ingresar a la Seguridad Social lo cobrado por el trabajador por esas posibilidades. Además de esto, el trabajador debe cobrar de la compañía la diferencia entre el paro y su salario.
Ni en uno ni en otro caso el trabajador puede salir perjudicado, por lo que el empresario debe cotizar y registrar a este en la Seguridad Social, con efectos desde la data en que fue despedido.

4. Indemnización por despido nulo

El despido nulo no acarrea el derecho a indemnización alguna, puesto que la consecuencia del mismo es que el empresario debe proceder a la readmisión inmediata del trabajador, como terminamos de ver.
Sin embargo, como ya hemos indicado asimismo, el empresario debe abonar los sueldos dejados de percibir por el trabajador desde el despido.
Lo que sí puede hacer el trabajador es pedir una indemnización por los daños y perjuicios que haya sufrido por el despido. Estos daños pueden producirse por no haber podido abonar la hipoteca, por haber debido solicitar un préstamo, etcétera
Hay que tomar en consideración que estos daños deben quedar probados, y que la indemnización se debe cuantificar siempre y en todo momento. Sin embargo, cabe la posibilidad de que el Juzgado reconozca dicha indemnización, por lo que, si el trabajador ha sufrido daños como estos, puede procurar asistir a la vía judicial para demandar.

Más información

Estatuto de los Trabajadores