Derechos de las empleadas del hogar


¿Conoces los derechos de las empleadas domésticas? Si bien sus derechos son exactamente los mismos que los del resto de los trabajadores a nivel general, tienen una serie de peculiaridades que te explicamos ahora.

1. ¿Cuáles son los derechos de las empleadas domésticas?

Si bien de entrada las empleadas domésticas tienen exactamente los mismos derechos que todos y cada uno de los trabajadores, la verdad es que tienen una serie de peculiaridades. Se trata de las siguientes:
Su periodo de prueba no puede ser superior a un par de meses, a menos que en el Acuerdo Colectivo aplicable se establezca otra cosa.
Cualquier accidente que padezcan en la casa en la que trabajan va a ser un accidente laboral, toda vez que tenga sitio mientras que están prestando sus servicios.
En tanto que trabajan en una casa y no en un centro de trabajo, tienen unas reglas singulares para asegurar las condiciones de seguridad y salud.
Su jornada máxima legal es de cuarenta horas semanales. Sin embargo, se puede convenir además de esto el tiempo de presencia en la casa. Empleador y empleado van a acordar el pago de estos tiempos y su duración, que no puede ser de más de veinte horas semanales, a menos que se compensen mediante descansos remunerados.
Los empleados domésticos internos pueden tener solo diez horas de reposo entre jornadas laborales, en lugar de doce. Esas 2 horas de diferencia se compensan acumulándose por medio de periodos de reposo. Estos tienen además de esto dos horas para comer al día, que no cuentan como tiempo de trabajo efectivo.

2. ¿De qué manera son las vacaciones de los empleados domésticos?

Los empleados domésticos están en su derecho a treinta días de vacaciones. Estas se pueden dividir en 2 o bien más periodos. Sin embargo, uno de esos periodos debe ser de un mínimo de quince días sucesivos. Los empleados internos no debe vivir obligatoriamente en la casa a lo largo de sus vacaciones.
El tiempo en que se gozarán las vacaciones debe acordarse. En el caso de no llegar a un pacto, quince días los va a decidir el empleador, y los otros quince el empleado.

3. ¿Están en su derecho a paro estos trabajadores?

No, los empleados domésticos no cotizan por desempleo. Esto quiere decir que en el momento en que cesan en su puesto, no están en su derecho a cobrar el paro, salvo caso de que hubiesen amontonado cotizaciones precedentes, pertenecientes a trabajos en el régimen general.

4. ¿Cuál es su sueldo?

El sueldo que debe cobrar un empleado doméstico asimismo tiene una serie de especialidades:
Primeramente hay que tener en consideración que este debe percibir por lo menos el Sueldo Mínimo Interprofesional (SMI) por una jornada completa de trabajo. Sin embargo, siempre y en toda circunstancia se puede pactar una mejora de tal sueldo.
El pago debe ser en dinero, metálico o bien talón. Una parte del sueldo se puede abonar en especie toda vez que se acuerde de esta manera, a través de la conservación o bien el alojamiento. El sueldo en especie no puede superar el treinta por ciento del total, y debe pagarse en metálico el SMI.
El empleado doméstico tiene derecho a 2 pagas extra, una finales de junio y otra a fines de diciembre. Su cuantía se puede acordar, mas si no va a ser por lo menos el SMI en cómputo anual.
En caso de que el empleado doméstico trabaje solo por horas, el sueldo se va a fijar dependiendo del SMI para trabajadores ocasionales, temporeros y empleados domésticos. Dicho sueldo debe pagarse siempre y en todo momento en metálico, y de forma proporcional a las horas de trabajo efectivo.
El Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) no se hace responsable del pago de los sueldos o bien indemnizaciones que no se abonen en el régimen de empleados domésticos.

5. ¿De qué manera concluye el contrato del empleado doméstico?

Las causas de despido de los empleados domésticos son exactamente las mismas que para el resto de los trabajadores, excluyendo aquellas que solo se prevén para las compañías, esto es, el despido colectivo, la fuerza mayor y las causas objetivas.
Sin embargo, los despidos de los empleados domésticos conocen una serie de peculiaridades también:
Si el despido se declara improcedente en un Juzgado, la indemnización es de veinte días al año, con un límite de doce mensualidades. Dicha indemnización ha de ser en metálico.
El empleador puede dar por finalizado el contrato por desestimiento, o bien lo que es exactamente lo mismo, por el hecho de que no desea continuar contando con los servicios del empleado. Debe decirlo de forma clara y por escrito, con un aviso previo de veinte días si el contrato tiene más de un año de antigüedad, y de siete días de lo contrario. La indemnización sería de doce días al año, con un límite de seis mensualidades, en metálico y al instante de comunicar el desestimiento.
En caso de que el empleado sea interno, no va a poder ser despedido tras las cinco de la tarde y ya antes de las ocho de la mañana, a menos que el despido haya sido motivado por una falta muy grave que dé sitio a una rotura de la confianza.

Más información

En los próximos artículos hallarás más información sobre la situación laboral de los empleados del hogar:
El finiquito de las empleadas domésticas
La baja médica de las empleadas domésticas
De qué forma contratar y registrar a una empleada doméstica