Test psicotécnicos, qué son y cómo superarlos


3. De qué manera superar un examen psicotécnico

Si deseas superar de manera exitosa un test psicotécnico, debes arrancar los próximos consejos:
Practica cuanto puedas
Cuando tengas por delante el examen psicotécnico, debes haber adquirido toda la práctica posible. De lo contrario puedes sentirte bastante desconcertado, puesto que no se trata de un género de examen al empleo, en el que se estudia un temario y después se prueba el conocimiento sobre exactamente el mismo.
El factor sorpresa ha de ser absolutamente eliminado. En el mercado hay muchos libros de ejercicios para practicar con estas pruebas de tipo psicotécnico. Insiste singularmente en aquellas preguntas en las que logres prediques resultados. Está probado que con la práctica, los resultados pueden prosperar en torno a un treinta por ciento .
Sé ambicioso
No debes olvidar en ningún instante que te hallas compitiendo. En el momento de superar el proceso de selección para un puesto de trabajo, o bien aprobar una oposición, no solo hay que aprobar, sino se debe conseguir mayor puntuación que el resto de los aspirantes. Por esta razón, no puedes conformarte son pasar la prueba, sino debes aspirar al mejor resultado posible.
Descansa ya antes de asistir al examen
Si bien parezca algo obvio, en el caso de los exámenes psicotécnicos es singularmente esencial asistir en estupendas condiciones a la prueba. Debes tener en consideración que en este examen deberás meditar bastante, puesto que como comentamos ya antes, no se trata de estudiar un temario y probar entonces su conocimiento. Acá deberás poner en práctica la lógica
Confía en ti
Es fundamental ir al examen con autoconfianza, siendo positivo, en tanto que está comprobado que en estas condiciones aumenta la eficiencia. Deben controlarse los nervios, y persuadirse a uno mismo de que se puede aprobar el test.
Presta atención a las instrucciones del test
Cada test va a tener una serie de instrucciones anteriores a su realización, que es preciso leer pausadamente. Cerciórate de que has comprendido bien esta indicaciones. Esto es singularmente esencial cuando hay que contestar sobre una hoja de lectura óptica, puesto que si no se hace en el lugar conveniente y correctamente, las contestaciones se anulan de forma automática.
Obtén una visión general de la prueba ya antes de comenzar
Se recomienda echar una ojeada general a toda la prueba ya antes de empezarla, para formarse una idea general sobre su contenido, extensión, y posibles contrariedades. Así se puede repartir mejor el tiempo para realizarla, y calcular la velocidad de contestación.
Concéntrate al límite
Conforme se ha podido revisar, los test se realizan de manera que solo el tres por ciento de los aspirantes puedan contestar a todas y cada una de las cuestiones planteadas. Por otra parte, este género de test tienen un tiempo limitado para ser resueltos. Por todo ello en el momento en que se da la orden para iniciar la prueba, hay que aprovechar al límite el tiempo. El aspirante no puede permitirse ninguna distracción mientras que efectúa la prueba.
No te expongas
En la mayor parte de los exámenes psicotécnicos, los fallos quitan nota. Generalmente cada contestación adecuada suma un punto, y cada fallo resta 0,33 puntos. O sea, cada 3 contestaciones equivocadas se inutilizaría una adecuada. Con lo que no te expongas, y si no sabes la contestación a una pregunta, déjala sin responder
Tampoco debes perder bastante tiempo en contestar a una pregunta que te provoca muchas dudas. Todas y cada una de las contestaciones valen lo mismo, con lo que si pierdes un buen tiempo en contestar a una, te expones a que no te dé tiempo a responder otras de las que sí sabes la contestación. Si al finalizar el examen y repasarlo te queda tiempo, puedes regresar a procurar dar con la contestación adecuada a esa pregunta.
Muestra tu auténtica imagen
Hay que ser honesto en los cuestionarios de personalidad, y no intentar dar una imagen de uno mismo que no es real. Estos exámenes acostumbran a agregar una escala de sinceridad, que va a ser la primera cosa que van a leer las personas que los corrijan. Cuando no se llegue a determinado nivel, el examinador no proseguirá leyendo el resto contestaciones.